Categoría: Consultoría de Igualdad

Claves para comprender las Acciones Positivas

La elaboración de los planes de igualdad se ha transformado por completo en los últimos años. En el contexto actual, hablar de un Plan de Igualdad implica ubicarlo dentro del marco de acción feminista, sin generar tensiones innecesarias. A pesar de ello, persiste una resistencia notable, especialmente entre algunos equipos de Recursos Humanos, sobre las medidas de igualdad que pueden incluirse en los planes, cuando la realidad contextual de cada empresa así lo exija.

En este post, desvelaré el significado real de las acciones positivas, proporcionando argumentos sólidos para su integración en los Planes de Igualdad.

Origen de las acciones positivas

En la evolución de la Política de Igualdad, se ha redefinido tanto el concepto de ‘igualdad’ como el de ‘discriminación’. Este proceso ha llevado a una revisión de los instrumentos gubernamentales destinados a abordar las desigualdades. Desde sus inicios, la evolución de la Política de Igualdad reconoce las limitaciones del principio de igualdad de oportunidades y trato para lograr una igualdad real entre todas las personas.

El surgimiento de la acción positiva se origina en la necesidad de abordar la discriminación que ha afectado a ciertos grupos mediante la compensación de desigualdades históricas. Un ejemplo destacado es la affirmative action estadounidense, diseñada para contrarrestar la desigualdad experimentada por la población afroamericana.

 

Definición

La acción positiva no es una medida de igualdad generalista. Al contrario, es una medida específica que persigue facilitar mayores oportunidades para compensar los efectos negativos que han recaído sobre los grupos históricamente discriminados. Dos aspectos clave definen las acciones positivas:

      • Son instrumentos compensatorios dirigidos exclusivamente a grupos históricamente discriminados, como las mujeres.

En el marco de la desigualdad de género, son las mujeres y no los hombres quienes experimentan discriminación. Por ello, las acciones positivas en nuestro contexto se enfocan en las mujeres mientras persista esta desigualdad. Además, estas medidas se emplean para compensar las carencias históricas de oportunidades enfrentadas por otros grupos sociales, como las personas con discapacidad o las racializadas.

      • Son temporales, aplicándose mientras persistan los desequilibrios. 

Dado que funcionan como instrumentos compensatorios, su aplicación está destinada únicamente a persistir mientras existan desequilibrios. Con el propósito fundamental de lograr una igualdad real, estas medidas son temporales y se implementan hasta que se superan las desigualdades subyacentes.

 

Discriminación inversa

El término se refiere a situaciones en las que se percibe que estas medidas perjudican o discriminan a aquellos que no reciben el trato preferencial, es decir, a los grupos privilegiados. La percepción de discriminación inversa surge cuando no se comprende completamente el contexto histórico y social que lleva a la implementación de acciones positivas.

Es esencial comprender que el propósito de las acciones positivas no es invertir ni perpetuar la discriminación, sino corregir desigualdades arraigadas en la sociedad. Estas medidas buscan equilibrar las oportunidades y el trato que históricamente han sido desfavorables para ciertos grupos.

La legalidad que fundamenta las acciones positivas en España es extensa.

 

Fundamentación legal de las acciones positivas

La normativa española, encabezada por la Constitución, respalda las acciones positivas como instrumentos para corregir desigualdades de hecho:

      • >-< Constitución española (1978)

Recoge preceptos que sustentan la adopción de as acciones positivas para corregir desigualdades y asegurar la participación equitativa de todas la ciudadanía en la vida política, económica, cultural y social. En su artículo 9.2 destaca la obligación de los poderes públicos de promover condiciones para una igualdad real, eliminando obstáculos que limiten la plenitud de libertades individuales y colectivas. El artículo 14 garantiza la igualdad ante la ley, prohibiendo discriminaciones basadas en diversos criterios.

      • >-< Estatuto de las personas trabajadoras (texto refundido de 2015)

Establece en su artículo 17.4 que la negociación colectiva puede introducir medidas de acción positiva para favorecer el acceso de las mujeres al empleo, así como en condiciones de clasificación profesional, promoción y formación.

      • >-< Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo

En su artículo 11, reconoce la necesidad de adoptar medidas específicas en favor de las mujeres para corregir desigualdades respecto a los hombres.

A nivel europeo, tanto el Tratado de Ámsterdam como la Carta de los Derechos Fundamentales respaldan la compatibilidad de estas medidas con el principio de igualdad. Además, la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea confirma esta compatibilidad:

      • >-< Tratado de Ámsterdam (1997)

En su artículo 119 destaca la posibilidad de que los Estados miembros mantengan o adopten medidas que ofrezcan ventajas concretas para facilitar al sexo menos representado el ejercicio de actividades profesionales.

      • >-< Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (1997)

Tras el famoso caso Marshall, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó la compatibilidad de las acciones positivas con el principio de igualdad.

      • >-< Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (2000)

En su artículo 23, la Carta subraya que el principio de igualdad no impide medidas que ofrezcan ventajas concretas en favor del sexo menos representado.

 

Estas normas proporcionan una sólida base jurídica para la implementación de acciones positivas en España, buscando abordar y corregir desigualdades históricas. Así pues, la acción positiva no solo está contemplada como actuación posible, deseable y obligatoria en la legislación de igualdad, sino también en la Constitución española y en las leyes europeas.

Conclusión

Las acciones positivas no solo son legalmente contempladas, sino también esenciales para corregir desigualdades históricas.

Incluir estas medidas no solo es deseable sino obligatorio según la legislación de igualdad, la Constitución española y las leyes europeas.

¡Intégralas en el Plan de Igualdad de tu empresa para construir un entorno laboral más equitativo!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.