Categoría: Sin categoría

Viajo sola

Vivo el viajar sola como un ejercicio extraño de vindicación feminista, como un decirle al mundo: estoy yo, y me basto.

‘Viajo sola’ es el título de una novela negra del año 2014, una película italiana del año 2013 protagonizada por Margherita Buy y una proclamación feminista a modo de hashtag que en el año 2016 dio la vuelta al mundo tras el asesinato de dos turistas argentinas en Ecuador.

Últimamente viajo sola. Viajo bastante, y lo hago sola. Viajo por mi empleo. Viajo a ciudades de España en las que como sola después del trabajo. Como sola en restaurantes en los que la gente come de a dos o de a tres, acaso. Me gusta entrar sola y que me pregunten: -¿Mesa para cuántos? Y yo responder: – Mesa para una.

Me gusta ejercer esta libertad de estar sola. De hecho, me encanta. Y la vivo como un ejercicio extraño de vindicación feminista, como un decirle al mundo: estoy yo, y me basto. No necesito a nadie más, no, por lo menos, ahora, en este momento. Por supuesto que en mi vida necesito a las demás.

 

La imagen puede contener: bebida y comida

 

A las mujeres, que nos fue expropiada la independencia y la autodesignación, sobre las que cayó el aislamiento y el encierro normativo, sobre las que se cierne esa nebulosa de la abnegada entrega al otro como máxima -o casi primordial- vía de desarrollo individual, a las mujeres, a algunas mujeres, digo, nos gusta la soledad.

Nos gusta viajar solas.

Comer solas.

Estar solas.

Lo personal es político y mi soledad, escogida, es todo un símbolo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *