Todas las entradas de la categoría Referentes Femeninos

Jordi Évole, #Nosotras y el antipatriarcado no feminista

Jordi Évole, #Nosotras y el antipatriarcado no feminista
 
20/12 2016

El domingo pasado Jordi Évole conducía su afamado programa con este título “Nosotras”. Todas estábamos expectantes. El programa no fue trending topic en la noche del domingo cuando, por el contrario, todos sus demás programas sí lo han sido, así que algunas se llevaron una pronta desilusión. Dicen las voces desengañadas que es un claro síntoma de que “los problemas de las mujeres” importan muy poco. Y yo me siento horriblemente mal porque parte de mi trabajo se sostiene precisamente en la hipotética certeza de que cada vez somos más las personas interesadas en superar la desigualdad de género.

Leer más

Una de Hillary y veinte de las otras

Una de Hillary y veinte de las otras
 
22/11 2016

Mientras Hillary Clinton perdía su entrada en la Casa Blanca, yo comenzaba en Santa Cruz de Tenerife una serie de sesiones formativas sobre Gobernanza de Género dirigidas a personal de la Administración Autonómica de Canarias.

No podíamos haber tenido un contexto político global más idóneo que nos sirviera como ejemplo para plantearnos la siguiente pregunta: ¿Cómo impacta realmente en las luchas feministas que una mujer asuma la presidencia del Gobierno de uno de los países con mayor influencia en la escala global?

Leer más

La búsqueda de referentes de las mujeres adictas

La búsqueda de referentes de las mujeres adictas
 
08/11 2016

Esta es la última de mis reflexiones compartidas en la Jornada sobre Mujer y Drogas que realizó la Fundación Atenea en Madrid hace unos meses. También lancé algunas propuestas sobre la imagen que existe de las mujeres consumidoras y adictas y sobre cómo aplicar el enfoque de género en la intervención en adicciones.

PREGUNTA: ¿Cómo afecta a las mujeres en su vida tener una adicción a las drogas y cómo construyen estrategias?

RESPUESTA: Sobre el consumo de sustancias recae en nuestra sociedad actual un importante estigma. Y la estigmatización es profundamente desempoderante. Para las mujeres en particular la estigmatización de ser adictas o consumidoras de drogas se ve agravada por la ruptura con la idea hegemónica de feminidad.

Leer más

Necesitamos menos hombres protagonistas. Gracias.

Necesitamos menos hombres protagonistas. Gracias.
 
01/11 2016

Cuando vamos al cine, o cuando escogemos libros para leer, nos solemos basar en nuestras preferencias, esos criterios propios que orientan nuestras elecciones. Una de las cosas que generalmente buscamos -consciente o inconscientemente- es identificarnos con quienes protagonizan los relatos. Esto hace que nos sintamos parte de la historia, nos hace sentir bien, vivas.

En materia de cine, yo tengo habitualmente claras mis preferencias: cine hispanoparlante, dramas, películas de acción y thrillers y también las óperas primas… pero, sobre todo, más que nada, busco que las películas no estén protagonizadas exclusivamente por hombres.

Ya ves, me aburren.

Pero lo tengo difícil: la mayor parte de las películas a las que tenemos acceso en nuestros cines están protagonizadas por hombres. La mayor parte del relato oral está protagonizado por hombres. Los hombres encarnan lo absoluto de la experiencia humana y en ellos tienden a concentrar la inmensa mayoría de las historias contadas.

Leer más

Idea de ‘puta’

Idea de ‘puta’
 
28/06 2016

Hablar de prostitución lleva siempre aparejado un sentido de desposesión absoluta.

Las putas siguen siendo las otras de las ‘buenas mujeres’, así que son desposeídas de la ‘integridad’ femenina. Las putas son esclavas del sistema, así que nunca podrán ser parte de quien toma las decisiones. Las putas son maltratadas por los puteros y proxenetas, así que nunca serán más que víctimas. Las putas son putas, así que nunca podrán ser otra cosa: ni compañeras, ni profesionales, ni madres, ni artistas, ni intelectuales.

Es precisamente a razón de esta ‘desposesión’ desde donde nace mi postura en el debate de la prostitución.

Leer más

Las mujeres se drogan

Las mujeres se drogan
 
12/04 2016

Uno de los aspectos que sobresalen cuando se aborda el fenómeno de las drogas desde el enfoque de género es la necesidad de que las características del consumo de las mujeres puedan emerger con nombre propio en los análisis, proyectos o políticas públicas.

Desde los servicios, instituciones y organizaciones de atención y prevención se tiende a reproducir una visión androcéntrica del fenómeno que invisibiliza las realidades femeninas. Esta tendencia deriva en el entendimiento sesgado de la complejidad del fenómeno y puede producir ineficacia de la intervención. Todo apunta también  a que genera desigualdad de género en relación con el acceso y uso de los recursos disponibles.

Leer más

Las Reinas Magas de Occidente

Resulta que muchas personas (y personalidades) se han echado las manos a la cabeza por una propuesta que, a mi juicio, es bastante esperable.

 Mucha gente se ha revuelto por la propuesta de la Alcaldía de Madrid de contar con alguna mujer (en vez de con un hombre, como es habitual) que hiciera de Rey Mago. Algunos barrios de la capital han ido más allá y contarán finalmente con una mujer pero que hará de Reina Maga, sin travestismos.

 Pues me parece fenomenal.

Liniers

Leer más

Apuestas feministas y por la diversidad funcional

El pasado 19 de septiembre de 2015 recorría Madrid la IX Marcha por la Visibilidad de la Diversidad Funcional y volvía yo a pensar sobre la necesidad de garantizar una vida independiente para todas las personas y cómo en muchos sentidos los reclamos feministas y los que surgen de la apuesta social por la diversidad tienen mucho que ver.

Puntos de encuentro

Señala Laura Viñuela que la concordancia entre las críticas al modelo patriarcal y al modelo social de la discapacidad reside en la diferenciación entre lo biológico y lo social.

Por un lado, el feminismo defiende la separación entre las características biológicas de los cuerpos y los roles que se les han atribuido históricamente a las mujeres y a los hombres. Es decir, el feminismo como teoría crítica y como apuesta política argumenta que las características, responsabilidades y modos de ser que atribuimos a las personas no derivan del sexo biológico per sé sino de la construcción social que los envuelve: el género.

marcha diversidadEn la misma línea, las críticas al modelo de la discapacidad también enfatizan la separación entre lo biológico y lo social en tanto que diferencia entre la “disfunción” y la “discapacidad”. La disfunción es lo meramente corporal: son las características del cuerpo físico y psíquico que afectan a la apariencia o al funcionamiento de la mente o cuerpo de las personas; mientras que la “discapacidad” es una noción que pone de manifiesto la restricción de la actividad personal motivada, no tanto o no sólo por el sujeto en cuestión, sino por un sistema social que no responde a las necesidades específicas de las personas con disfunciones.

Así, desde ambos enfoques teóricos cuerpo y sociedad son diferenciados y analizados al mismo tiempo, entendiéndose como partes inseparables del binomio que determina en buena parte posición ocupamos en el mundo. Y la determina porque construimos sociedades de eso modo.. igual que podríamos construir modelos sociales diferentes.

Rupturas normativas

El núcleo del enfoque feminista que distingue entre las características biológicas y los roles sociales es un camino directo hacia la flexibilidad identitaria en el sentido de que permite escapar a las personas de identidades esencialistas diseñadas de antemano al abrigo de parámetros inamovibles, eso que se podría resumir en la frase de “tú eres así porque eres mujer”.

Esta es una clave básica de la apuesta feminista: la distinción entre “sexo” (características físicas que identifican los cuerpos: masculinos, femeninos e intersexuales) y “género” (características sociales que se adscriben a los cuerpos sexuados masculinos o femeninos).

yes we fuckPor su parte, la diferenciación entre disfunción y discapacidad apela de forma directa a los modelos sociales que construimos y a cómo están diseñados para responder a un determinado tipo de sujeto y no a todos. Así, la crítica al modelo social de la discapacidad pone el acento en que los problemas de integración o adaptación de las personas con diversidad funcional no derivan tanto de ellas sino de la inadaptación de la estructura social a las necesidades que estas personas demandan. Es el modelo social el que refuerza la discapacidad mientras que son las personas las que somos diversas.

Horizontes

Tanto la perspectiva feminista como las apuestas de los movimientos de la diversidad funcional reorientan la mirada hacia los factores sociales que definen nuestras ideas de normalidad y capacidad:

¿quién encarna el sujeto normal?

¿Qué es una persona normal?

¿Qué es lo que hace capaces a las personas?

Mientras que la mirada feminista nos permite poner en cuestión el modelo normativo masculino a partir del cual se genera el valor entre los géneros, la crítica al modelo social que favorece la discapacidad nos invita a interrogarnos sobre el valor normativo de la capacidad a partir de donde se determina que las personas puedan o no llevar una vida lo más autónoma posible.

Un cruce de visiones imprescindible si se quiere mantener cualquier discurso sobre la identidad. Dos apuestas ineludibles en los movimientos políticos críticos que apuntan hacia la proyección de alternativas de vida social no discriminatorias.

Yo quiero ser una de esas mujeres

“Las urnas han hablado y han dicho que queremos una primavera liderada por mujeres que hagan florecer el cambio. Mujeres revolucionarias y revolucionantes, alegres, aguerridas, generosas y valientes…”  Carne Cruda, 26 de mayo de 2015.

Yo siempre he querido la política.

Un amigo me dijo una vez que yo era “amante de la ideología”. Lo que yo era en realidad era una defensora del crear colectivo, de la vida mejor, de las respuestas a las dificultades de vivir junt@s. Eso de lo que ahora tanto se habla pero que lleva latiendo tanto tiempo.

Queriendo de esta manera la política he seguido siempre. Aprendiendo y construyéndome con tantas y tantas compañeras en la facultad, en Samba da Rua, en el Laboratorio Feminista, en los colectivos y en las asociaciones, en los espacios comunes… porque la política, carajo, se hace en el día a día.

Y por fin, hoy, tengo referentes femeninos que me ilusionan de verdad.
Por fin hoy han llegado a primera línea de nuestro entorno algunas mujeres a las que sé que voy a admirar cada día un poquito más.

Son las mujeres que nos hacen falta.

Y lo mejor de todo es que sé que son solamente la cara visible de todas las demás mujeres que han hecho posible todo esto, que han labrado el camino que nos ha llevado hasta aquí hoy.

Mujeres como las que me gustaría ser.

Cómo no voy a estar contenta.