Participación política y mujeres. La experiencia del Círculo de Majadahonda

Llevo unos días pensando en que las barreras invisibles son más altas de lo que pensábamos. Me gustaría decir incluso que son “más invisibles” de lo que creíamos pero eso ya sonaría muy raro.

La participación política de las mujeres es menor. Lo es en cantidad y lo es en compromisos adquiridos. Yo estoy segura de que estos hechos derivan de una estructura desigual primigenia (¿A alguien le suena el sistema de sexo/género?) pero, obviamente, habrá quien atribuya el origen a hechos puramente casuales, actitudinales u opcionales.

Y yo les pregunto: ¿Qué pasa cuando comprobamos que un hecho se repite un día y otro día? ¿Qué pasa cuando ese hecho se manifiesta también en otros lugares, de forma similar? ¿Qué pasa cuando el tiempo transcurre y ese hecho sigue sucediendo? ¿Qué pasa cuando las mismas pautas son compartidas por diferentes personas en muy distintos lugares y circunstancias?

¿Cuándo pasa algo de lo casual a lo sistémico?

Es más, ¿cómo hacer visible lo sistémico para comprender la realidad que nos rodea y transformarla si la queremos de otro modo?

La reflexión que surge a raíz de estas preguntas es el marco perfecto para el contenido de este post.

 

Participación por sexo en la 9ª Asamblea del Círculo Podemos Majadahonda

En esta Asamblea como en las anteriores la presencia masculina es mayor.

gráfico 1_9a asamblea

La presencia por sexo se mantiene en los cuatro momentos de recogida de datos (19.30h, 20.00h, 20.30h, 21.00h) en un intervalo porcentual que se sitúa entre el 31,6% de mínimo y el 42,3% de máximo para las mujeres y el 57,7% de mínimo y el 68,4% de máximo para los hombres.

La participación activa en las tomas de palabra totales que se produjeron en los momentos de debate abierto de la Asamblea arrojan unos datos proporcionales semejantes al rango de presencia. De las 29 veces en que se tomó la palabra, el 34,5% lo hicieron mujeres (10 veces) y el 65,5% lo hicieron hombres (19).

gráfico 2_9a asamblea

En relación con la participación oral activa es preciso anotar que la heterogeneidad individual masculina es significativamente mayor a la femenina, al centralizarse la toma de palabra femeninas en 3 mujeres individuales frente a un rango situado entre los 6-7 hombres. Esta pauta se viene repitiendo en todas las Asambleas y deriva del hecho de que existe un mayor número activo de hombres que de mujeres en este espacio de participación política.

¿De qué nos están hablando estos datos?

Fundamentalmente de dos cosas:

  1. De cómo se manifiesta la desigualdad de género en la participación política al nivel del Círculo de Majadahonda como reflejo de una situación estructural más amplia, lo cual es sostenido con los datos que han sido recogidos en las pasadas Asambleas y con las experiencias que se están produciendo en otros Círculos y en el contexto de Podemos en general.
  1. De la importancia de diseñar maneras que favorezcan una participación igualitaria de mujeres y hombres en nuestro en Círculo en particular y en el contexto político de Majadahonda (y del mundo!) en general.

Que las mujeres estemos en los espacios de participación política y ciudadana con menos frecuencia y que asumamos menos responsabilidades en ello es un hecho probable. Las causas son múltiples pero éstas no pueden circunscribirse exclusivamente al ámbito de la voluntad o al deseo primigenio ajeno a cualquier interferencia social. La sociedad nos atraviesa y condiciona diferentemente según seamos mujeres y hombres. El enfoque de género nos posibilita entender precisamente que el ser hombre o mujer determina nuestra posición y situación social. El feminismo aboga por que nacer hombre o mujer no condicione nuestro lugar en el mundo, no repercuta negativamente en nuestra capacidad de incidencia social, ni en nuestras oportunidades ni en nuestras maneras de expresarnos.

Yo creo que la participación ciudadana nos hace más grandes. Y es una cuestión de igualdad y justicia social que hagamos lo posible por permitirnos a mujeres y hombres participar plenamente.

 

FEMINISMO: la palabra maldita

He pasado un par de días en Pamplona impartiendo unas sesiones a las compañeras de las Unidades de Igualdad de Género de los departamentos de la Administración Foral. En su práctica mayoría, son mujeres (y dos hombres) en férreo compromiso con la incorporación de la igualdad de género en la práctica administrativa. Pero cuando se trata de hablar de “feminismo” las resistencias aparecen.

Casualmente, ONU Mujeres está lanzando estos días la campaña HeForShe. Emma Watson lanza un discurso sincero y emotivo en el que, entre otras cosas, aborda precisamente la impopularidad de la palabra feminismo y recuerda lo que este término significa realmente.

La actriz inglesa, definiéndose así misma como feminista, y haciendo un repaso por las ideas básicas que engloba la igualdad de género, llega a decir también que “no es la palabra lo importante” sino “la idea y la ambición que hay detrás” de ella.

¿Es esto verdad?

¿Nos vale más pelear por el fondo de una palabra incómoda que defender el uso de la misma? ¿Acaso no es de rigor loar todo lo que engloba la palabra “feminismo”, desde su historia hasta sus múltiples matices que dan riqueza y color a la igualdad entre mujeres y hombres?

Por supuesto que yo creo en la importancia del fondo pero también creo en la forma: defiendo la palabra feminismo y opino que debemos nombrarla y nombrarnos con todas sus letras, porque:

  • Si apostamos por los mismos objetivos que el feminismo defiende, ¿por qué evitar denominarnos feministas?
  • Si creemos en la igualdad de derechos y responsabilidades entre mujeres y hombres, ¿por qué omitir que creemos en el feminismo?
  • Si sabemos que la transformación del sistema de sexo/género atraviesa la reformulación de los roles y la reinvención de lo que significa ser hombre o mujer, ¿por qué no situar esta convicción en el marco del feminismo?

¿Por qué sigue habiendo tanto miedo a la palabra feminismo?

 Más allá (y junto con) todo lo que Emma Watson traslada en su intervención (y que previamente ya lo han trasladado hasta la saciedad feministas de diversa condición) yo echo de menos la referencia a dos conceptos fundamentales: el privilegio y el empoderamiento.

 Privilegio

Diluir los roles. Equiparar y extender los derechos. Repartir los trabajos. Equilibrar los tiempos de vida. Garantizar la autodeterminación y decisión de las mujeres. Defender la vida de las nacidas. Sobrepasar los estereotipos. Coeducar. Escuchar todas las voces y darles igual autoridad. Revalorizar lo tradicionalmente femenino. Penalizar las actitudes y comportamientos machistas.

he can do itTodos estos objetivos y más, que forman parte del cuerpo teórico y político del feminismo, llevan consigo una consecuencia inevitable: abolir el privilegio masculino.

Podemos hablar de igualdad entre mujeres y hombres, podemos apostar por la diversidad, puede incluso ponerse de moda de repente ser feminista… pero si no tenemos claro que aplicar el feminismo implica irrenunciablemente abolir los privilegios masculinos en todos los ámbitos de la vida en que se expresan, “feminismo(s)” se volverá una palabra vacía.

Porque, queridos, ser feminista no es sólo amar bien a las mujeres o defender la igualdad, es renunciar a todas esas parcelas (de tiempos, de trabajos, de dineros, de poder y autoridad, de atenciones y cuidados…) que todavía tenéis casi en exclusividad y compartirlas con nosotras.

Empoderamiento

rebeledes en casas y plazasCapacidad de autodefinición. Posibilidad de expresión. Autoridad para nombrar el mundo. Ejercicio activo de la ciudadanía. Defensa individual y colectiva de los propios derechos. Garantías materiales para desarrollar la propia vida. Poder para decidir. Sabiduría para distinguir lo socialmente construido. Lucidez para identificar los factores de opresión. Fortaleza para derribarlos.

Todas estas claves y más son necesarias para potenciar el empoderamiento de las mujeres, sin el cual el feminismo se queda en una realidad ilusoria.

Empoderamiento de las mujeres y fin del privilegio masculino son las ovejas negras del feminismo y, por eso, esta palabra es impopular. Por eso les causa rechazo a muchas mujeres nombrarse así: porque nuestra feminidad tradicional no nos ha inculcado sentirnos fuertes y combativas. Por eso tantos hombres la rechazan: porque es muy duro reconocer que el sistema te sitúa en la posición privilegiada y que un imperativo ético te obliga renunciar a ella y a asumir las consecuencias.

Siempre fue más fácil vivir sin verlo todo.

i love feminismEs muy importante que no perdamos de vista estos dos conceptos porque, efectivamente, mujeres y hombres vamos de la mano y estamos implicad@s en la igualdad de género, pero a cada quien le toca desempeñar un papel en esta aventura, aunque a unas y otros nos toque igualmente revisarnos y sacudirnos.

Mientras no lo asumamos, podremos hablar de feminismo y de igualdad todo lo que queramos pero estaremos caminando en vía muerta.

Sin estos dos fundamentos el feminismo simplemente no es.

Y tú, ¿por qué te depilas?

depilada descuidadaYo, que tengo cierta desconfianza hacia los feministómetros, dudo mucho de que el depilarse o no depilarse hable de un grado mayor o menor de identidad feminista. Yo creo en la elección porque creo en la capacidad crítica de las mujeres. Por ello, entiendo que la manera de enfrentar el mandato de género que obliga a las mujeres a depilarse no es necesariamente dejar los pelos crecer sino cuestionar la ciega asimilación de prácticas sociales femeninas.

 Ya decía June Fernández que la depilación femenina es “un mandato de género difícil de saltar”. A continuación, empleo un par de las afirmaciones que la directora de Píkara Magazine plantea en uno de sus últimos artículos para hilar mi postura sobre este tema.

Opciones que no son igualmente respetadas

Ana Fernández de Vega

Mis pelos y yo.

Yo no me depilo constantemente. Cuando estoy sin depilar siento las miradas reprobatorias de la gente. Esto provoca irremediablemente en mí una vergüenza pasajera y silenciosa que me ataca por la espalda. Me siento, por unos momentos, confundida. Entonces se me hace otra vez evidente lo fuertes y asentados que están los mandatos de género en nuestra forma de entender la feminidad y el decoro.

 Cuando estoy sin depilar incumplo las expectativas que se tienen de mí como mujer. Y cuando se da esta situación no puedo sino plantearme la disyuntiva clave: ¿qué es más importante para mí: la aceptación social en el cumplimiento del estereotipo femenino o la decisión que nace de mi propio pensamiento y actitud?

La depilación es una expresión más de la “violencia simbólica sexista y machista”

El estado de confusión y vergüenza antes descrito es encarnado en mi cuerpo como una situación de control sumamente desagradable que me debilita como sujeto individual. Cuando una situación pasa de ser un hecho aislado a convertirse en un acto sistemáticamente repetido, pasamos del ámbito de lo puramente experiencial al ámbito de la realidad estructural. Hete aquí que la estructura de sexo/género se ejemplifica límpidamente en la depilación femenina.

depilarse depende de dondeLa obligatoriedad de la depilación femenina reinante en nuestras sociedades es, sin duda, una expresión de violencia simbólica contra las mujeres que se resume en los tres puntos siguientes:

  1. Violencia sobre la que no se depila que se expresa en forma de irrespeto, cuestionamiento y rechazo.
  2. Violencia sobre la identidad de mujer que se elige y autoconstruye.
  3. Violencia canalizada a través de los mandatos y los estereotipos de género que son monstruos gigantes de imposición y pensamiento único.

Reducido a puro acto, depilarse o no depilarse habla de una cuestión puramente estética. Juzgar y valorar a las mujeres por este acto es una expresión del dominio machista sobre la imagen deseada del cuerpo femenino en la sociedad de mercado actual.

 Depilarse o no

depilar como soy yoUna de esas pequeñas grandes cosas que nos enseña el feminismo es que somos las mujeres las que debemos decidir qué hacer con nuestro cuerpo y cómo gestionarlo. Y, desde una decisión reflexionada y crítica con el androcentrismo, querernos y nunca boicotearnos.

No depilarse es, cuando menos, un acto de gallardía feminista. Pero depilarse es también el resultado de una decisión personal. Asegúrate realmente de que cuando te depilas lo haces siendo consciente del cumplimiento con un determinado estereotipo femenino. Si lo dudas, déjate el vello crecer… y a ver qué pasa.

 Colofón

La libertad de elección que otorga el feminismo a las mujeres es una de las bases del empoderamiento. El feminismo construye mujeres críticas y fuertes, conscientes de su identidad de género y combativas contra cualquier atisbo de amenaza machista.

Quien se crea en legitimidad de cuestionar nuestro criterio, higiene personal o identidad por este u otros mandatos de género no es más que una persona necia y superficial. Y para mí no existen peores insultos.

No te pierdas…

Rocío Salazar – Ilustradora (Gracias por tu arte feminista tan lleno de gracia y verdad)

Tanto revuelo por unos pelos… June Fernández.

¿De profesión? “Formadora en análisis de género”

Hace ya años que parte de mi ejercicio profesional es el de impartir formación en materia de igualdad de género, generalmente en el marco de los Planes de Formación de las Administraciones Públicas, pero también en empresas privadas y organizaciones sociales.

Todavía hoy me pregunta la gente para qué sirve y qué es exactamente lo que hago.

Leer más

Amas de casa, uníos

Dice Rosell que las amas de casa (y “amos”, que en este caso no se ha olvidado del sexo menos representado) se apuntan al paro para intentar cobrar un subsidio. Y, claro, en ese afán por pillar cacho del pastel que es cada vez menor, lo que están haciendo las sinvergüenzas es falsear los datos de desempleo real. Cómo se atreven.

Rosell, desde su amplio conocimiento como presidente de la CEOE, se queja y bien quejado de los tremendos errores que poseen nuestras fuentes estadísticas a la hora de contabilizar las diferentes categorías de población activa. Porque unas fuentes cuentan a unos colectivos y otros no y, así, no es de extrañar que los datos se tergiversen.

amas de casa

Pero hete aquí que a Rosell se le olvida un detalle fundamental: se le olvida que lo que no cuentan ni unas ni otras estadísticas, lo que nunca es contabilizado como aporte social, lo que nunca es hecho visible en ninguna estadística de empleo, riqueza de un país o funcionamiento social es, precisamente, el trabajo que realizan las amas de casa. Esas mismas que, en su tedio cotidiano, salen a la calle para hacer cola en el Inem. Un plan divertidísimo.

 En ese sistema de contabilización nacional –y, por extensión, en todas y cada una de las cabecitas pensantes del androcentrismo capitalista– las amas de casa son inactivas y, como tales, no tienen derecho a ningún salario, pago o subsidio. Lo que hacen no se paga. Ni si quiera tienen derecho al reconocimiento porque lo que las amas de casa hacen casi que ni existe: es fácil, ingrato, es poco, no se ve y, último pero no menos importante, lo saben hacer desde que nacieron. Por el solo hecho de ser mujeres. Un regalo de la naturaleza.

La división sexual del trabajo estalla en las manos de Rosell sin éste apenas buscarlo.

Fundamentalmente, en términos de dos debates clave: por un lado, el que pone en cuestionamiento la dicotomía entre producción-valor / reproducción-no valor (utilizando el marco de Leopoldina Fortunati) sobre la que se asienta ficticiamente el capitalismo y, por el otro, el que enfrenta las posturas entre trabajo doméstico remunerado sí o no.

En tiempos de crisis como el actual, en el que de un lado nos limitan la autonomía política y económica por medio de la expoliación de derechos, y en el que del otro lado emergen con fuerza formas tradicionalmente marginales de movilización política y ciudadana, el feminismo vuelve a situarse como eje indispensable de cualquier alternativa al actual sistema que se quiera imaginar y construir. ¿Qué cuestión social no ha atravesado el feminismo haciéndola visible y enriqueciéndola conceptual y políticamente?

  •  Es necesario replantear el concepto de trabajo (como bien se viene haciendo desde la Economía Feminista) de forma que afecte a la contabilización estadística tanto como al imaginario colectivo, entendiéndolo como toda actividad humana que sostiene la sociedad, independientemente del espacio en el que es realizada y de quién la realice.
  • Es necesario recuperar en nuestros debates políticos la urgencia de romper con la artificial división entre lo productivo y lo reproductivo, partiendo del entendimiento de ambos tipos de actividades como trabajos equivalentes que han mantenido funcionando la sociedad a lo largo del tiempo.
  •  Es necesario pelear la idea de que todo trabajo merece un pago y que el problema no está en el pago en sí mismo sino en aspectos como la naturalización por sexo de los diferentes tipos de trabajo, en este caso.

Amas de casa, uníos.

 

Sin feminismo no se puede

Estos días tengo la cabeza loca. Yo, como tantas otras personas, estoy mitad ilusionada, cuarto hiper-crítica y cuarto expectante.

Ilusionada

15mAvalo la idea de que Podemos nos ha hecho soñar y de que el cambio es un imperativo reclamado desde hace mucho tiempo. Defiendo la idea de política como construcción colectiva del mundo que queremos vivir. Suscribo las críticas al sistema establecido y la apuesta por la redistribución de la riqueza. Yo también creo en la ciudadanía, en su capacidad de agencia política, en su derecho a auto organizarse y decidir. Yo también entiendo la política como responsabilidad y compromiso.

Estoy ilusionada porque Podemos parece estar demostrando que la Política se pude hacer de otro modo, con otras estructuras, desde otros discursos y hacia otros horizontes. Estoy ilusionada porque lo siento palpitar de otra manera y porque, cómo negarlo, a mí también me atrae el éxito y me convencen los discursos emotivos.

 Híper crítica

Empecé con Podemos desde la crítica y el ojo a medio abrir. Coincidí con algunos de los cabezas visibles en la facultad de políticas, en esos años en que la poníamos patas arriba y pasábamos clase por clase convocando a las asambleas de estudiantes. No puedo decir que tenga ninguna anécdota horrible que contar de ellos, al contrario. Especialmente Pablo siempre me pareció un tipo honesto, apacible, inteligente. Pero ¡cómo somos a veces!, a pesar, incluso, de conocerle(s), y sin haber indagado profundamente en la formación política, critiqué su personalismo, su masculinismo reinante y la falta de un feminismo que me llegara de frente, sin tener que buscarlo.

Nos abanderamos en la idea de que la crítica es la base del pensamiento transformador pero olvidamos que con la duda en primer plano no hay manera de darle la oportunidad a nada. Aunque quizá porque yo soy también mujer de alegrías, me di la oportunidad de investigar, de hablar con otr@s y de leerlos.

Descubrí que el feminismo sí parecía haberse colado por algunos de los poros de Podemos (“Garantizar el derecho a la seguridad y a una vida libre de violencia para las mujeres y las personas LGTBI a través de un sistema jurídico de garantías que intervengan tanto en el ámbito público como en el privado”; “Plan de choque para la eliminación de la desigualdad entre las mujeres y los hombres en el ámbito laboral, para hacer efectivo el derecho humano al trabajo en condiciones equitativas y la independencia económica de las mujeres”; “Garantía de los derechos sexuales y reproductivos y el derecho a decidir sobre el propio cuerpo para todas las personas”) y mi crítica se suavizó.

Pero hacer política desde el feminismo no es solamente tener una comisión, un círculo, una lista cremallera, algunas propuestas. Esto lo ha hecho Podemos pero también otras formaciones que, incluso, pertenecen a la vieja política.

El feminismo se mastica, se palpa, se transmite e impregna la política desde un posicionamiento no androcéntrico, no patriarcal. Integrar la mirada y las propuestas feministas en la agenda política implican conocer la estrategia de la transversalidad y dotarla de medios y de contenido para que atraviesen cada punto de un programa, cada idea hilvanada, cada sueño a realizar.

Expectante

Que Podemos logre o no algunos de sus objetivos políticos es algo que no queda únicamente en las manos de sus cabezas visibles. Eso la distingue también de otras formaciones políticas. Mi expectativa es amplia, palpitante, impaciente.

Más allá de esos puntos específicos del programa en los que parece que las reclamas feministas se han materializado abiertamente, quedo expectante, sobre todo, ante la manera en que el feminismo va a conseguir permanecer y mantenerse como un elemento más en la estructura y en el contenido político de esta formación que, afortunadamente para quienes nos sentimos animales políticos, ha dado un giro radical en el panorama político institucional preexistente en nuestro país.

Quedan pues dos vías paralelas que hay que recorrer de forma acompasada para que Podemos sea verdaderamente una alternativa:

1) Potenciar desde los círculos el enfoque feminista, abordando la vida social desde el lugar que han ocupado tradicionalmente las mujeres e introduciendo, desde ahí, contenido y conceptos feministas que enriquecerán sin duda la propuesta política de Podemos y sumarán a su causa a parte del movimiento que hoy todavía no es del todo afín. Por ejemplo: redefinición de la noción trabajo; reconocimiento de las aportaciones de las mujeres en todos los ámbitos sociales; incorporación y manejo de instrumentos que facilitan la incorporación del enfoque de género en la elaboración de políticas; apuesta por la coeducación en el sistema educativo y en los programas docentes; potenciación de las redes y espacios de mujeres de todos los grupos de identidad y tanto en el ámbito civil como institucional; políticas sociales acordes con un reparto corresponsable de las responsabilidades familiares; lucha contra los estereotipos sexistas en todos los canales de comunicación; redistribución entre mujeres y hombres de los espacios de poder y toma de decisiones… entre otros.

2) Demostrar desde el discurso de la formación y por medio de sus cabezas visibles que el feminismo es un elemento integrante de la propuesta política, como ya lo es el igualitarismo económico y político, la democracia de base o el enfoque de sostenibilidad social y ambiental.

sera feminista o no seraOjalá estos sean nada más que los primeros pasos de un nuevo camino que se está empezando andar en nuestro sistema político institucional. Pero un camino que es nuevo de verdad, solamente, si se camina feminista.

Porque sin feminismo no podéis. No podemos. No se puede.

Somos chicas y chicos, pero ¿desde cuándo?

Apenas ha cumplido los cinco años y mi hijo ya tiene muy claro qué cosas son de chicos y cuáles no. La sociedad está haciendo bien su trabajo.

Sin darnos apenas cuenta, transmitimos a las niñas y niños pequeñ@s valores y formas de “ser chico” y “ser chica” que, al mismo tiempo que les permite construir una identidad basándose en mensajes seguros, les encorseta en una manera de estar y ser en el mundo ceñida a los mandatos del género. Qué grande es el poder del género, cuán inmensamente está impregnado en nuestros chips mentales y afectivos.

Soy niña0001 Soy niño

 ¿Por qué desde el feminismo le damos tanta bola a la reproducción social del género? Las respuestas son muy diferentes según hablemos desde uno u otro lugar del feminismo; la que yo tengo es que el género, en muchas ocasiones, nos constriñe, nos impide y nos dificulta la vida. El género dicotómico es un productor de desigualdad. Quizá no lo vemos fácilmente en l@s pequeñ@s pero el tiempo nos lo mostrará.

Os voy a contar un ejemplo curioso que mi hijo ha interiorizado con suma naturalidad a partir de los estímulos y mensajes sociales que ha recibido y que, como tod@ niñ@, ha absorbido cual esponja:

Los chicos no llevan las uñas pintadas

Desde pequeño, cuando mi hijo me veía pintarme las uñas me decía: “Yo también quiero”. Así que yo (¿por qué no?) se las pintaba.

Al principio, solamente le pintaba las uñas de los pies: las normas de género actuaban sin piedad sobre mi quehacer materno y yo pensaba que si le pintaba las uñas de las manos mi hijo recibiría comentarios incómodos. Y yo, como protectora madre, quería protegerle ante todo peligro.

[Mensaje de género transitido a mi hijo: “Eres un niño y debes cumplir, por encima de tus gustos, con los mandatos de género. Si no lo haces, serás vilipendiado”].

Poco a poco me fui yo misma resituando en esta cuestión (por encima de los comentarios no siempre divertidos de la gente adulta del entorno) y terminé pitándole también las uñas de las manos. Tan guapo que iba.

Hasta que un día….

“Mamá, hoy también quiero que me pintes las uñas pero no para el cole… me dicen que eso es de niñas y se ríen de mí”.

¡Horror! En mis esfuerzos por vencer las resistencias adultas, olvidé que el grupo de iguales iba a ser en el colegio la mayor referencia de mi pequeñuelo… Y es que  las normas de género actuan sin piedad también sobre l@s demás, pero muchas veces con un agravante: no tod@s consideran que estas normas son limitantes.

La cosa es que yo ya estaba totalmente resituada y mi hijo-como tantos otros- no se deja vencer fácilmente así que lo que estamos entrenando es una respuesta elegante que le permita ser y hacer como él desea: “Tú diles, con gracia y simpatía, que son unos anticuados”.

[Mensaje de género transitido a mi hijo: “Tu voluntad de ser es la que guía los pasos que das. No dejes que te avasallen: construye el niño que tú deseas ser”]. 

Mi hijo, como de hecho otros que conozco en nuestreo entorno, tendrá que aprender a convivir con las contradicciones de género que él mismo experimenta y, poco a poco, situarlas en su interior y decidir qué hacer con ellas.

Para mí, esta manera de enfrentar junto con l@s niñ@s un mandato de género es muy importante. Y lo es por tres razones:

1. Porque cuando somos pequeñ@s y estamos aprendiendo lo que es el mundo y a situarnos en él es cuando los mandatos de género impregnan más profundamente nuestro chip actitudinal y emocional.

2. Porque enseñar a las niñas y los niños a priorizar la expresión de sus sentimientos y opiniones por encima de lo que se espera de ellas y ellos como niñas y como niños es una forma de subvertir las normas de género que nos encorsetan la vida.

3. Porque hacer visibles las pequeñas y cotidianas manifestaciones del género es el paso previo para identificar las desigualdades que se derivan del sistema de sexo/género estructural.

4. Y porque enseñarlos desde pequeñ@s a combatir las imposiciones del género puede ser una manera de prepararlos para combatir las desigualdades entre mujeres y hombres cuando sean adult@s.

Enlaces relacionados

La peluca de Luca

Riley y el color rosa

Children see. Children do.

En Gipuzkoa se implementa feminismo.

Resulta que yo trabajo (de profesión) en el ámbito de transversalidad de género (qué amplio, dicho así), y que en este trabajo me encuentro, entre otras cosas, con la labor de participar en la elaboración de planes de igualdad (planes de empresa o planes estratégicos de actuación pública).

Como es sabido, no hay plan sin indicadores.

No es raro toparse con planes de igualdad que incorporan ingente número de indicadores (a veces de género, otras no) acompañando a los objetivos señalados. Esta es una práctica que hay que cambiar. La incorporación de muchos indicadores no asegura –es más, dificulta- una implementación adecuada de las medidas. Los indicadores, sobre todo los de nueva creación, no se diseñan fácilmente y los datos no son siempre fáciles de recoger.

 gora borroka feminista

Por otro lado, tampoco es raro encontrarse en estos planes con discursos bien elaborados. Discursos que emplean adecuadamente la terminología de género, que identifican los problemas de forma original mostrando las múltiples conexiones que sustentan las desigualdades de género y la retroalimentación del patriarcado, y que señalan objetivos específicos pertinentes y sólidos cuyo cumplimiento realmente atajaría la inequidad de género y reforzaría la construcción de una sociedad feminista (sí, feminista, de esa en la que no se construye la vida desde las necesidades exclusivas del “ser-hombre” y su norma).

Lo que sí es raro es encontrarse con un plan de actuación estratégica que tenga impregnado en cada palabra de su texto, en cada objetivo y en cada indicador una mirada de género tan precisa y tan fresca. Un plan de actuación feminista de cabo a rabo (y, ojo, ¡aprobado e implementado desde las instituciones!) que, eso sí, quizá cuesta aterrizar pero, ¿cómo se inventa el nuevo mundo si no es desde las nubes?

Imagen Recomiendo a quienes, como yo, trabajan en las políticas de género (de profesión) y en la construcción de una sociedad no androcéntrica (de vocación) la lectura del II Plan Foral para la igualdad de mujeres y hombres de Gipuzkoa y la valoración detallada de sus indicadores.

Y, para muestra, un botón:

Línea de Trabajo: Redes y prácticas feministas

Ámbito de Intervención: Mejorando las condiciones para la participación sociopolítica.

Objetivo general 3: Ayudar al fortalecimiento de las organizaciones feministas y asociaciones de mujeres del territorio gipuzkoano.

Objetivo específico 3.2: aumentar los recursos forales de apoyo a la creación y/o fortalecimiento de alianzas puntuales o estables entre el movimiento feminista y de mujeres y entre éste y otros movimientos sociales.

Indicadores de resultado:

–          Nº de alianzas establecidas

–          Nº de agentes sociales que han participado

–          Nº de asociaciones de mujeres y feministas que han participado

–          Tipología de los movimientos sociales participantes

Moraleja: los indicadores de género no se construyen desde la nada. Antes de un indicador que muestra una realidad previa o transformada, siempre hay un objetivo que lograr. Y antes de cada objetivo, siempre hay una mirada.

Para elaborar indicadores de género no sólo basta con poseer los conocimientos técnicos. Es imprescindible poseer la mirada.

#TrendelaLibertad

Un indicador no, pero sí un indicativo de género el exitazo del pasado día 1 de febrero con el Tren de la Libertad en Madrid.

La respuesta social a esta convocatoria en defensa de los derechos humanos de las mujeres (que tuvo eco en diversas partes del globo: desde Ecuador hasta Francia) marca –según afirman muchas voces- un hito en el movimiento español.

¡Que viva la lucha feminista!

trenlibertad

Algunas ideas fáciles para indicadores con este caso:

Un indicador de género podríamos elaborarlo con la contabilización del número de movilizaciones feministas que ocurren este año 2014 en España. No van a ser pocas.

Podríamos [gracias a ese INE.FEM… jaja] conocer la tendencia de las movilizaciones feministas a lo largo de los últimos años o bien cotejar una tasa con respecto al total de manifestaciones de cualquier tipo ocurridas en calles (en el total del país, en una CCAA, en una ciudad…).

Haciendo una mirada más cualitativa de este indicador podríamos conocer, por ejemplo, el objeto de cada una de las convocatorias -feministas o no- que han sucedido en los últimos meses y que están por producirse: adivino que los derechos reproductivos de las mujeres se van a llevar la palma.

Ojito Gallardón: venimos pisando fuerte.

yo decido

Pd. La fuerza del tiempo escaso me obliga a reducir los dos post mensuales en uno. Poco pero intenso, I swear!